dissabte, 11 de juliol de 2015

...

«Como un soneto no tiene más que catorce líneas, uno no corre nunca el riesgo de aburrirse mucho si lo empieza; amo este género con pasión. Hay ocho o diez sonetos en italiano que están entre las cosas más bellas que haya producido el espíritu humano.»

«Escribía todas las noches en 1816, pero no hago imprimir en 1826 más que aquello que me parece aún verdadero.»

« (...) hace un reloj que en veinte años no se estropea, y la miserable máquina a través de la cual vivimos se estropea y provoca dolor al menos una vez por semana.»

«Los Carracci (...) formaron (...) a una multitud de buenos pintores de segunda fila, que no tendrían rivales si vivieran en nuestros días. No amaron en el mundo otra cosa que su arte, (...), y murieron pobres, (...). Pero se habla de ellos dos siglos después de su muerte, y algunos seres románticos miran a veces sus cuadros con lágrimas en los ojos.»

«Pues bien, con permiso de nuestras dama filósofas o místicas, es precisamente ahí, en los límites de la virtud, donde se toma la temperatura al mérito de una mujer.»

«Tengo sed de música; una velada sin música me parece que tiene algo de seco y de infeliz.»

«que ya está mal visto por el poder simplemente porque publica libros, »

«pero uno viaja para encontrar cosas nuevas y ver a los hombres tal y como son.»

«Como oro en paño me llevo a casa un volumen cuadrado, pequeño, en cuarto, escrito con tinta amarilla; y es que Italia no sabe hacer tinta, pero sabe emplearla. Es imposible mostrar más sutileza, y sobre todo hablar menos en vano, (...) Jamás una frase vaga, jamás esas consideraciones generales y mortales con las que nuestros pequeños historiadores tan cruelmente nos hacen pagar el placer de haber tenido hombres geniales. En las cuatrocientas páginas del manuscrito, no hay un solo en efecto o un por lo demás inútil.»

«he comprado ciento cincuenta volúmenes de historiadores italianos de la Edad Media; (...). Los días de lluvia o de luna (spleen), leo un periodo de cuarenta o cincuenta años, (...); a continuación busco en los ciento cincuenta volúmenes todo lo que tenga relación con ese periodo. Es una ocupación muy atractiva y que contrasta no poco con la vida, volcada toda al exterior, de un viajero.»

«pero no era ese el cálculo de las gentes de letras, que querían brillar. Se han escuchado con impaciencia unos a otros, ha habido réplicas agrias; en una palabra, he disfrutado de todos los encantos de la velada literaria.»


Roma, Nápoles y Florencia. Stendhal. – Editorial Pre-textos

2 comentaris:

Elfreelang ha dit...

una bona col.lecció de bones i brillants frases....Stendhal és el que va donar nom al síndrome que patim quan ens exposem al vertigen de la bellesa oi?

Clarissa ha dit...

sí, es això